José Villareal – El hombre y su obra

José Villareal – El hombre y su obra

Descargar
Download is available until [expire_date]
  • Versión
  • Descargar 112
  • Tamaño del archivo 26.84 MB
  • Recuento de archivos 1
  • Fecha de creación 28 julio 2020
  • Última actualización 13 abril 2023

La obra de José Villarreal– felizmente– conserva una documentación fotográfica significativa realizada por el propio artista y por Juan Carlos Morales. Ello permite que esta publicación pretenda una visión retros- pectiva que recoge etapas diversas y, con ellas, la aparición de tenden- cias que responden al orteguiano concepto de tiempo y circunstancia.

Buena parte de la obra de José se encuentra en colecciones privadas de Dinamarca, Alemania y Canadá. Cuatro registros fotográficos sirven para testimoniarla: El año del cometa, Yuracruz, Estrella de la mañana, Montaña adentro.

 

Se estructura, además, con la información de primera mano del propio artista respecto de detalles de cada una de las obras en cuanto a temáti- ca, técnica utilizada y tamaño. Se agrupan en cuatro grandes segmentos: Naturaleza, Figura, Dípticos, trípticos y polípticos, y, las que hacen alusión a Taller.

El oído reconoce en la distancia al ingenuo diostedé montuno celebrando un copioso festín de fruta y bayas silvestres, pero su alegría pronto será interrumpida por un batir enérgico de alas de un primer escuadrón de pericos verdes no más grandes que una tórtola, llegan precedidos de un griterío ensordecedor y altanero, tomados temporalmente la montaña lo celebran vocingleros en estridente alharaca. Son breves segundos de ensueño, cientos de loros deslizándose en carrera frenética entre los claros de la selva: congregados sobre un resbaloso talud cinabrio que desciende tosco sobre el sinuoso río, los recién llegados escarban la pared con furia, buscando sal con avidez. Vienen de muy lejos. Su partida y su llegada siempre será un misterio. La selva terminará tragándolos al final de la tarde, desaparecerán puntuales entre las copas de los árboles que cubren la montaña. Tras la legión de hormigas, la hojarasca emite breves murmullos al ser agitada por el viento. Las húmedas hojas brillan con los últimos rayos de luz.

Trinan pajaros junto a reclamos estridentes de las desconocidas aves de la noche. La montaña se agita levemente antes de volver a encerrarse en la oscuridad.

Autor: José Villarreal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *