Agustín Moreno Proaño

Agustín Moreno Proaño

Descargar
Download is available until [expire_date]
  • Versión
  • Descargar 70
  • Tamaño del archivo 2.14 MB
  • Recuento de archivos 1
  • Fecha de creación 13 octubre 2020
  • Última actualización 4 abril 2023

Hacer un estudio respecto de la obra de una figura importante del pensa- miento nacional, no es tarea fácil.

Tal el caso de fray Agustín Moreno Proaño, profundo conocedor de la historia, severo investigador, erudito humanista, cuya obra publicada así lo refleja y la inédita, inmensa y, sin duda, de enorme valía, exige que quien lo haga sea un par, alguien que se aproxime y comparta la vocación por el quehacer cultural del biografiado.

Ello implica, a su vez, varias consideraciones: por una parte, el riesgo de obtener un resultado que sea un bosquejo almibarado pues, quien lo haga, comprometido con su proximidad intelectual, pretenda magnificar la obra del estudiado por razones más emocionales que objetivas; o, lograr la objetividad crítica y quedarse en un punto de análisis que refleje una perspectiva externa que no permita aproximar al lector a la cotidianidad del ser humano que sustenta al investigador versado e inteligente.

Una mirada al mundo de fray Agustín Moreno Proaño marcó el punto de decisión. Quien lo hiciera debía conocer, por un lado, su obra pero, al mismo tiempo, conocer en profundidad al personaje.

De allí la decisión de pedir la colaboración del doctor Fernando Jurado No- boa para que realice el estudio y la selección antológica de una figura cuya importancia por sus aportes a la cultura trasciende los límites nacionales.

Él fue claro en su respuesta al aceptar la invitación formulada y entregar los originales que hoy se publican:

Este estudio tiene mucho de testimonio absolutamente personal. Conocí a fray Agustín Moreno en 1956. Lo vi actuar muchísimo de 1972 a 1987, es decir, quince años enteros y ese es el período del cual puedo dar ma- yor fe. He leído todo lo que ha publicado y he tenido el placer de seguir sus pasos uno a uno. No me ciega ni la amistad ni el afecto, de allí que con delicadeza señalo argumentos contradictorios a los suyos que, a mi real saber y entender, me creo en la obligación de hacerlo. Cuento muchísimo lo que me tocó ver y creo que es muy válido que hable un testigo de primera mano. Si a alguien le parece que esta es la historia de una vieja amistad quizá tenga razón y podría no equivocarse. Para mí, desde todo punto de vista, estar cerca de un sabio es tiempo que vale la pena vivir.

 

Autor: Fernando Jurado Noboa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *